Buscar

Bienvenida la energía del mes acuario

El tránsito del Sol visitando la energía Acuario, que nos invita a lo diferente y auténtico, y a romper con lo que no funciona.

Hablamos de aceptar lo diferente y unirnos con los que compartimos intereses distintos. Es energía que no presta atención a lo que dicen los demás y nos lleva a liberarnos de las reglas convencionales. Es el desapego sano para relacionarnos mejor sin dependencias.


Acuario es el click en la mente. Los famosos uranazos!!! El brillo y la genialidad en cada uno de nosotros, la capacidad de resolver las cosas de forma atípica, fuera de lo establecido.

Es un signo de aire, el de los procesos mentales y vinculares orientados hacia el futuro, lo que lo motiva a estar siempre ideando planes y proyectos que lo hacen vivir un poco en el presente, un poco en el futuro.

Los que tengan marcada esta energía en su carta natal van a tener una mirada y vivencias muy particulares, lo que los hace originales y creativos. Hay disconformidad hacia lo establecido que los lleva a tener fama de rebeldes. Imaginan un mundo mejor y desarrollan intereses comunitarios e ideales hacia el bien común o por lo menos se preocupan por el.


En la zona de la carta natal donde se encuentres este signoexpresamos energia contradictoria, original e inquieta.

Acuario es el signo que busca libertad, lo que puede hacer que le cueste quedarse en un solo lugar asumiendo un compromiso.


Los que tengan marcada esta energia en su carta natal van a tener una mirada y vivencias muy particulares, lo que los hace origi!

En la zona de la carta donde se encuentre este signo, encontramos energía a manifestar contradictoria, original e inquieta. Acuario es el signo que busca libertad máxima, lo que puede hacer que le cueste quedarse en un solo lugar asumiendo un compromiso.

Estamos viviendo alineaciones planetarias muy acuarianas. Sol, Júpiter y Saturno visitando este signo.

Aceptar que todos tenemos algo diferente y que eso también nos une, celebrar lo diferente. Aceptar los cambios de otros en vez de rechazarlos.

Entender que cada uno de nosotros vino a vivir algo distinto.