Nacida y criada en Uruguay, pasé toda mi niñez en el campo, algo que me trajo una relación muy profunda y auténtica con la naturaleza y la vida simple. 

Ya habiéndoles revelado mi pasaporte astrológico (hacé click aquí si todavía no lo leiste) para que me conozcan intrínsecamente, quiero ahora contárles un poco más sobre mi experiencia y formación.

 

Me formé como astróloga en Casa XI y continué mis estudios en paralelo con maestros de otras corrientes junguianas y evolutivas, que ampliaron mi mirada y saber de una forma muy enriquecedora. También soy profesora de Vinyasa y Yin Yoga, certificada internacionalmente por la Yoga Alliance UK, ya que para mí el trabajo a través del cuerpo físico de una persona puede ser una gran llave de acceso al mundo emocional.

.

Encontré un equilibrio entre lo físico y lo esotérico, que me brindó una gran fuente de energía y confianza, a la hora de abordar mis consultas. Mi principal motivación es ser auténtica en mi trabajo, tratando de transmitir o ser canal, para ese despertar en otros, a través del autoconocimiento y la aceptación. Sigo sorprendiéndome a cada encuentro cuando mis consultantes sienten esa libertad interna al entender que es posiblie desplegar su mejor versión (aquí y ahora) y que pueden elegir construir SU propia realidad.  

En lo personal la disciplina astrológica, me cambió la vida. Pasé por una transformación interior que me dió mucha libertad, al derribar o transformar algunas creencias y patrones acerca de mí misma. Llegando cada vez más profundo a quien soy hoy, aceptando las múltiples energías que me constituyen, integrandolas en mí. Este proceso que es constante y nunca acaba, me lleva a ser más yo.

Comprendí que todo lo que nos pasa tiene un sentido y está íntimamente conectado.

Nadie llega por casualidad a la Astrología y tampoco es un deseo. Ella te elige y se despierta un interés por conocer, por investigar y luego por aplicar.